Dos activistas lesbianas colombianas consiguen el asilo político en España por orientación sexual

< Volver

Niyiret R. y Sandra C. se suman a la lista de lesbianas y gais que tienen que salir de sus países, perseguidas por su orientación sexual. En todo el mundo, la situación de discriminación y persecución que sufrimos lesbianas, gais, transexuales y bisexuales sigue siendo la tónica dominante.

7-sep-06. Informa: Lambda

Dos activistas lesbianas colombianas, Niyiret R. y Sandra C., han sido reconocidas por el Ministerio del Interior como refugiadas políticas por motivos de su orientación sexual.

Ambas tuvieron que salir de su país en octubre de 2005, després de sufrir agresiones y amenazas por su activismo lésbico. Antes de su salida contactaron con John Jairo Romero, activista gay colombiano que ya consiguió el asilo político por orientación sexual en España en el año 2004 y miembro del Col·lectiu Lambda, para hacer las gestiones oportunas con el fin de pedir el estatus de refugiadas políticas en nuestro país.

A partir de su llegada, el Col·lectiu Lambda ha realizado el seguimiento del caso, facilitando el contacto con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

El Col·lectiu Lambda lleva además otros casos en marcha. Recientemente también se ha resuelto el caso de un ciudadano, M.G., de un país de la antigua Unión Soviética, considerado refugiado político por orientación sexual. Y en estos momentos está en trámite el caso de un chico argelino.

Lambda da soporte a estos casos, favoreciendo la acogida, dando la primera información, apoyo emocional y psicológico, traductores, acompañamiento a instituciones públicas y realizando el nexo con CEAR, que es realmente quien se encarga de tramitar el expediente y solicitar el asilo político.

En muchas partes del mundo ser lesbiana, gay o transexual no se considera un derecho sino un crimen. Se considera un pecado o una enfermedad, una desviación social o ideológica, o una traición a la propia cultura. En más de setenta países la homosexualidad está penalizada, en ocho de ellos se aplica la pena de muerte sobre aquellos que realizan actos homosexuales.

El derecho al asilo político por motivo de orientación sexual está reconocido en países como Canadá o EEUU, en la Unión Europea , Bélgica y Holanda. En 1995 el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) determinó que "a lesbianas y a los gays se les puede aplicar el estatuto de refugiados estipulado en la Convención de Naciones Unidas sobre el Estatuto de Refugiados (Ginebra, 1951), siempre y cuando hayan sido objeto de ataques, tratos inhumanos y abusos graves por constituir un grupo social determinado", como señala dicha convención.

A pesar de ello, la mayoría de los países no reconocen a las lesbianas, gays y transexuales el derecho al asilo y en aquellos en los que se reconoce es muy complicado demostrar que se encuentran bajo persecución. Los pasos que se están dando en nuestro país, viene a reconocer que hay una situación social muy grave en el mundo y que es necesario que los Estados democráticos se impliquen para cambiar esta situación.