La noche

El renacimiento del ambiente gay en Elche

05/06/2008 Por Ramón Fenoll Moreno


Corrían los años 80 y en plena esfervescencia underground (la transición) pululaba por aquel Elche gris e industrial una fauna incontrolable, una de las más modernas del momento en el país, que hacía de los ilicitanos una de las razas más singulares, atrevidas y memorables del momento.

Y no exagero con ello, cualquier persona de cualquier lugar de aquel momento seguro que recordará a alguna ilicitana ultramoderna y exageradamente extravagante. Gracias a estos personajes, Elche salía de su sueño pueblerino y se tornaba en una ciudad demasiado moderna para su época. Y claro está, todo ello gracias, como siempre, a los gays.

El color empezó a finales de los 70 en un pequeño local muy cerca del actual “Germanes Meues”, un local donde no había siquiera cartel (en su lugar aparecía un pie pintado) y que ya se encargarían “los grises” de cerrarlo. Luego, a principios de los 80 aparecieron los mejores y más divertidos locales que la ciudad haya conocido: “El Principito”, “Redroom”, “Malabar”, “Fadrins”, “Ternari”… Locales no exclusivamente gays, pero en donde las fiestas y el ambiente eran de lo más divertido y atrevido del momento.

Gente de Alicante y Murcia salían por Elche por ser uno de los sitios punteros en cuanto a “moderneo” se refiere. Pero de repente sin darnos cuenta, el ambiente de Alicante capital nos dio un golpe de efecto abriendo una discoteca de ambiente espectacular que hizo que la gente optase por salir directamente por la capital en lugar de quedarse aquí. Y así se nos hizo costumbre salir fuera, los locales empezaron a cerrar y la gente olvidó lo que fue Elche.

Las nuevas generaciones, lejos ya de todo aquello y oyendo los típicos comentarios de las alicantinas malas: que si esto era un pueblo, que si aquí no funcionaba nada, nos sumieron en el más profundo de los sueños queer. Y desde entonces, para poder remontar aquello, nos está costando sangre y peinetas, sobretodo y desgraciadamente por la misma gente de Elche. En los 90 hubo varios locales, “Trapisonda”, “Aguadulce” y “Sefarad” que no cuajaron como debiera, excepto el sex-shop “Exzess” (que aún hoy en día sigue dando guerra) y a principios del segundo milenio llegaron “Isis” y “Zona Venus”, dos locales imposibles.

Pero de repente, como suele suceder normalmente, aparecieron varios empresarios dispuestos a romper con la mentira de que un local de ambiente (bien montado, claro está) no funcionaría en la ciudad. Y así apareció Ángel, un extremeño de aspecto rudo pero simpatiquísimo, que montó “Illici Augusta Thermae” (la primera sauna gay en la ciudad) y tras él Luis y Fini con su chulísimo café-pub “Germanes Meues”. Acontecimientos que animaron a otros empresarios a montar “Duomo”, una discoteca en pleno centro de la ciudad y “Sultana”, otro pub moderno con una música y decoración exquisitas.

Elche de nuevo se abre al mundo, con un ambiente fresco, divertido y distinto a lo que nos ofrece Murcia o Alicante capital. Todo ello junto con la creación de la guía gay&gayfriendly de Elche y el Festival Cultural LGTBI “Diversa‘08”, Elche puede volver a sentirse orgulloso de ser gay.


RUTA RECOMENDADA para la marica despistada

Elche ofrece innumerables atractivos, aparte de la fiesta. Para aquellos que venís un fin de semanita completo os recomiendo visitéis sus museos, su centro histórico, sus famosas playas, su safari, los vuelos en globo… Para aquellos que venís única y exclusivamente a quemar la noche o a mojar el churro os recomiendo una ruta alternativa:

1.-

Antes de empezar la fiesta o al término de ésta os recomiendo -para aquellos que os guste- una buena sauna. “Illici Augusta Thermae” os ofrece unas instalaciones magníficas, ambientadas en la Roma de los Césares, limpia, grande y muy concurrida. (www.saunaromanaelche.com)

2.-

Después de haber visto los mejores dátiles que ofrece la ciudad, cómo no una estupenda cena. Para aquellos que buscan un lugar moderno, ameno, con buena musiquita y en plan tapeo, os recomiendo sin lugar a dudas “La Batería” (Pasaje Alejandro Folqués, 3. Tel. 96 661 4469) donde Pinki, Hilario y la fantástica Anita Ferrari os atenderán de maravilla (www.labateria.com). Si os apetece comida italiana “Il Girasole Toscano” (c/ Dáoiz, 17. Tel. 96 661 38 24) y si queréis cena fashion o romanticoide al “Frisone” (c/Ángel, 31. Tel. 96 542 279).

3.-

Tras la cena, visita obligada a “Germanes Meues” en el Pasaje Almórida (www.fotolog.com/germanes_meues), que siempre tiene alguna divertidísima fiesta y muy buen ambiente.

Tras éste, “Sultana” . Si quieres escuchar la mejor música house de la ciudad aquí la encontrarás, además de un ambientazo increíble. Ambos son también cafeterías y están abiertos desde las 16 h. hasta el cierre.

No quisiera obviar a varios locales que sin ser de ambiente son de lo mejorcito y vamos, recomendabilísimos: “Beat” (c/ Mare de Deu dels Desamparats, 7. www.beatcocktailbar.com), “Cadamunt” (c/ Frasquita Vázquez, 1), ”Parnaso” (c/ Pasaje, 1), “Tetería La Cuna” (Porta de les Tafulles, 18), “Xanté” (Avda. Martínez Valero, 40) y “Passion Café“(Travesía de les Barques, 3. www.grupopassion.com).

Para los que quieran más fiesta os espera la discoteca gay “Duomo” (c/ Juan Carlos I, 11. www.fotolog.com/du0m0). Muy buena música, muy buen ambiente y siempre con fiestas, especialmente una vez al mes que organiza una “Lesbian Party”.

Para los que no quieran ambiente pero muy buen rollo, moderneo y dos pistas de baile, una con house y otra con pop, “Divine” (Doctor Caro, 14. www.divineclub.net).


---------------------------


Para más información de locales gay&gayfriendly consultar la guía gay de Elche en: